lunes, 25 de julio de 2016

Fin de Curso 2015/16

Goymar FAM Madrid - Escuela Profesional de Técnicas de Moda - Teresa Rivas
Modelado sobre maniquí de Teresa Rivas
Llega el final de Julio y así también llega a su fin, el curso 2015/16 en GOYMAR F.A.M. Escuela Profesional de Moda de Madrid.

Debemos anunciaros que el plazo de matriculación para los nuevos cursos 2016/17 está abierto y que las plazas son limitadas. También recordaros que, durante el mes de Agosto nuestro centro se encuentra cerrado al público pero, podéis enviarnos vuestra solicitud de información o vuestra reserva de plaza, desde los formularios destinados para ello, que se encuentran en nuestra web o bien a nuestros correos electrónicos.

Os dejamos con un vídeo de algunos trabajos de nuestros alumnos/as que han realizado sus estudios en el curso 2015/16.

FELIZ VERANO!!!

martes, 12 de julio de 2016

No pierdas tiempo ni oportunidades

Sabemos lo importante que es para vosotros/as vuestro tiempo, esfuerzo y dinero... Por eso, siempre os tomamos en serio y os animamos a que mejoréis día a día en nuestro centro.

Exigiros calidad, es asegurarnos en nuestro compromiso de formar verdaderos profesionales dentro del mundo de la moda. Tu formación con nosotros, no la reducimos a dinero ni a un título al final del curso...Para GOYMAR F.A.M. Madrid, nuestra calidad de formación es TU FUTURO!!

www.goymarmadrid.com

domingo, 10 de julio de 2016

Curso de "Calzado Industrial (Diseño y Técnica)"

Goymar F.A.M. - curso de "Calzado Industrial (Diseño y Técnica)"
Diseño de la marca fashion4freedom
El 5 de Noviembre de 2016 dará comienzo en nuestro centro, el curso de "Calzado Industrial (Diseño y Técnica)" impartido por la diseñadora de calzado Esther Calma.

Un curso pensado para enfocar tu pasión por el diseño del calzado y proyectarlo de forma industrial al mercado. Este curso que tiene una duración de 32 horas, con una estructura de curso master, y se conforma de un temario creativo y otro técnico en los cuales, se asimilarán los conceptos del diseño y la técnica de formación junto a su aplicación práctica.


La diseñadora Esther Calma, tras haberse desarrollado en diversas empresas del sector, decidió lanzar su firma de calzado, consiguiendo que famosos del panorama nacional vistan sus creaciones.
Goymar F.A.M. - curso de "Calzado Industrial (Diseño y Técnica)"
Rossy de Palma luciendo zapatos de Esther Calma
Con este curso aprenderás el intrincado mundo del diseño y la técnica del calzado, los materiales a utilizar, cómo desarrollar un modelo y como enfocarlo a la industria.
Goymar F.A.M. - curso de "Calzado Industrial (Diseño y Técnica)"

Además, si nos llamas antes del 1 de Octubre de 2016, tendrás acceso a un descuento de 100€ para realizar este curso.

EMPIEZA a IMAGINAR y APRENDE a DESARROLLAR!!!

jueves, 7 de julio de 2016

Ropa Interior... algo más que "gayumbos y bragas"

En verano....solo apetece leer en la playa y como lo sabemos...
vamos a escribir poco y ver mucho!!

La industria de la ropa interior y la ropa deportiva, tanto femenina como masculina, no para de resurgir cada vez con más fuerza y empeño. Si creéis que este no puede ser parte de vuestro campo...echad un vistazo!!


¿Aún sigues pensando que no es interesante aprender como diseñar y patronar ropa interior o deportiva?

Si lo deseas puedes visitar nuestra web goymarmadrid.com y acceder a los cursos de Patronaje de Ropa Deportiva, Interior y Baño Femenina y Masculina.

Feliz Verano 2016!!!

jueves, 30 de junio de 2016

El Pantalón en Femenino

Madonna - Express Yourself - GOYMAR F.A.M.

Cuesta creer que una de las prendas que las mujeres consideran básica en su vida diaria desde hace décadas, haya tenido en el tiempo una vida tan corta. El camino hacia su aceptación general sido tan lento como la propia emancipación de la mujer y ha marchado parejo a ella.

Cuando al final de la Edad Media se marca perceptiblemente la diferencia sexual en el traje, el hombre opta por formas de piernas visibles y vestidas por separado, mientras que la mujer permanece con la falda larga. Pero el esquema no es universal: en Oriente el pantalón ha sido una prenda femenina desde la antigüedad, y en la mayoría de las zonas musulmanas los hombres han llevado traje largo a través de los tiempos. Pero en la tradición occidental la apropiación por parte de la mujer del símbolo visible masculino, emblema de autoridad, autonomía y actividad del macho, ha constituido falta grave hasta entrado el siglo XX.
Escuela Profesional de MOda de Madrid GOYMAR F.A.M.

SIGLO XIX. LOS PRIMEROS PANTALONES “DEPORTIVOS”

No obstante, la rígida mentalidad burguesa con respecto al papel social de la mujer fue transformándose lentamente desde mediados del XIX. El creciente entusiasmo femenino por el deporte hizo necesaria la adopción de atuendos más racionales y específicos, orientados a la comodidad que requiere esta práctica. La elección lógica fue la prenda bifurcada, sobre todo para ciertas actividades particulares como el ciclismo y el baño que precisaban mayor autonomía de movimientos. Para ello se recuperaron los “bloomers”, holgados calzones ceñidos al tobillo, de la propuesta de “traje reformado” que Amelia Bloomer concibió sin éxito en 1851. Pero las novedades tenían dificultades en implantarse cuando se trataba del aspecto externo del sujeto esencialmente pasivo de la sociedad. Demasiados sectores de la opinión pública seguían viendo peligroso que ellas se apropiaran del distintivo más genuinamente masculino. 

EL SIGLO XX

La cuestión falda o pantalón para ciertos deportes dividió la opinión y se encontró una solución de compromiso en la falda-pantalón. Los llamados en la época pantalones odalisca supusieron un intento de aproximar esta alternativa a la vida cotidiana de la ciudad. Los periódicos del momento auguran poco éxito a esta moda tachándola de poco atractiva y comentan el rechazo ciudadano a estas aisladas provocaciones. En El Imparcial del 11 de Febrero de 1911 se lee: “En Madrid se ha repetido con desgracia la exhibición del pantalón femenino. Ayer tarde una señora joven (...) pasó por la calle Mayor vistiendo los pantalones de moda (...). El público, al notarlo, empezó a protestar; acudieron los guardias, y creció el tumulto en forma tal que la señora odalisca tuvo que huir en un coche de punto para librarse de la grita. La gente siguió al carruaje silbando y voceando hasta perderlo de vista”.

Aunque limitado a la esfera laboral, el proceso se vio acelerado con el estallido de la 1ª guerra mundial, cuando las nuevas obligaciones laborales de las mujeres impusieron el uso del pantalón. Pero después de la guerra sólo se aceptó formando parte de un atuendo informal y los primeros pantalones no estrictamente deportivos siguieron asociados a escenarios de ocio o íntimos. En los años 20 Chanel presentó su “pantalón náutico” y empezaron a ser vistos en la playa complementando el atuendo de baño, además de exquisitos pijamas como prendas para casa. Todas las formas tendían a ser holgadas y de perneras anchas siguiendo el tipo Oxford masculino.

Escuela Profesional de Moda de Madrid GOYMAR F.A.M.

Su uso como prenda elegante femenina no se generalizó hasta los años 30, ligados a la figura de Marlene Dietrich. El estilo implantado fue el pantalón de pinzas con corte recto, derivado del modelo de caballero. Pero incluso en el año 31 el alcalde de París conminó a la actriz, a abandonar la ciudad porque se atrevió a salir “con un traje de hombre”. Tomando como ejemplo a las divas de la pantalla su uso fue imponiéndose lentamente a lo largo de la década.

Nuevamente la obligada austeridad de la guerra dio un impulso al pantalón femenino. El estilo sobrio que marcaron las restricciones, el gusto de corte militar y las nuevas ocupaciones laborales de las mujeres, hacían del pantalón una pieza del vestuario coherente con las circunstancias.

La recuperación de la sofisticación y el esplendor de lo más puramente femenino hizo retroceder la popularidad del pantalón en su vertiente cotidiana. En los esquemas del New Look no cabía una prenda que dota a la mujer de un aspecto independiente y activo. Pero la creciente influencia de la nueva cultura juvenil provocó la generalización del pantalón corto y suelto, o estrecho y a media pierna, acompañado con blusa o jersey. Conferían una imagen demasiado deportiva y de hecho estas formas no llegaron a traspasar el ámbito del ocio y la vestimenta más informal.

La verdadera revolución sobreviene en la década de los 60 cuando la rebeldía juvenil procuró deliberadamente la confusión en la apariencia de los sexos. El pantalón jugó entonces un papel decisivo, aunque todavía las mujeres que los usaban tuvieran que soportar que les prohibieran la entrada en algunos locales públicos.

El pantalón femenino es finalmente aprobado

Las normas sociales se distienden en los setenta y el pantalón es finalmente aceptado como parte del atuendo formal e informal. Muy significativo al respecto fue el lanzamiento del smoking femenino por Yves Saint Laurent:. Por primera vez el pantalón traspasa los límites establecidos hasta ahora y se utiliza en ambientes selectos. El esquema preferido de la década se basa en la pata de elefante, en ocasiones abierta en la parte inferior, con estampados llamativos o enormes cuadros. Después de exitoso lanzamiento de la minifalda, un nuevo símbolo se incorpora al vestuario de la mujer joven: el minishort, otra provocación de la juventud rebelde del momento. 

Escuela Profesional de Moda de Madrid GOYMAR F.A.M.

Pero ya no hay vuelta atrás en el protagonismo del pantalón. A partir de entonces la variedad de estilos se sucede en las décadas posteriores. El pantalón corto o largo, ancho o estrecho, liso o adornado, dependiendo de la tendencia estética del momento, forma parte de todas las colecciones de moda. 

En los ochenta el pantalón es sofisticado y ancho como las chaquetas que los suelen acompañar. El patrón más difundido es el de tipo zanahoria, con pinzas y perneras gradualmente más estrechas hasta el pie. El barroquismo del período apunta además a estilos de estética oriental o folclórica, tipo odalisca, y formas abombachadas muy amplias más o menos cortas.

La mujer de los noventa estima indispensable el pantalón y absurda su ausencia en la vida cotidiana. En íntima relación con la moda “básica” y el minimalismo los diseños de pantalón del fin del milenio son moderados, sin adornos ni cortes complicados, cómodos, confeccionados preferentemente en tejidos lisos o con estampados extremadamente discretos. El stretch y otros géneros adaptables contribuyeron a la comodidad deseada. Los estilos urbanos funcionales e informales apuestan por la estética del deporte, y recordemos que el origen del pantalón femenino está precisamente en esta actividad.

La batalla de las mujeres por el uso del pantalón está prácticamente ganada desde que incluso la mujer madura ha asumido que no es una prenda insólita para su edad. Pero aún no han sido aceptados en su totalidad si tenemos en cuenta que en algunos ámbitos laborales esté vetado. Hay que tener presente además que la etiqueta del protocolo aún los rechaza. Hay que tener presente además que la etiqueta del protocolo rechaza aún el pantalón femenino.

Curiosamente la tendencia a la igualdad sexual en la apariencia no ha tenido su contrapartida en la adopción por parte del hombre de prendas tradicionalmente femeninas. Aunque la idea no es nueva la falda masculina todavía exige una cierta valentía a su portador y realmente sólo se ve ocasionalmente en pasarelas o en ambientes muy particulares y especialmente avanzados.

Escuela Profesional de Moda de Madrid GOYMAR F.A.M.

Actualmente ¿quién puede prescindir del pantalón?. La moda no puede predecirse con certeza y, aunque nos depare sin duda apasionantes sorpresas, parece difícil aventurar que esta emblemática pieza del vestuario desaparezca de nuestros armarios.

Texto: Susi Acuña Landa [Profesora de Hª. de la Moda]